Hacemos una entrevista a Raúl Hidalgo Carvajal , Especialista en Neumología, desarrolla su actividad H. Virgen de la Salud , Toledo, concretamente en la consulta de Trastornos Respiratorios del Sueño y VM domiciliaria , una cápsula informativa de gran interés acerca de las UCRIs.

Raúl , se ha hablado recientemente de la necesidad de que los hospitales incluyan en su cartera de servicios las unidades de cuidados intermedios respiratorios (UCRI), pero, ¿En qué consisten estas unidades y a qué tipo de pacientes se atienden en ellas?

Entre los cuidados intensivos, UVIs, y las plantas de hospitalización convencional, existen unas unidades en las que desarrolla una atención especializada, en pacientes graves y/o que requieren unos cuidados y una monitorización más estrecha, que aunque no es tan rigurosa como en las UVIS, exige una mayor vigilancia que en camas normales. Habitualmente son pacientes con un fallo de un solo órgano, y que, no necesitan de forma previsible a corto plazo una intubación y conexión a un ventilador, o no cumplen requisitos. Entre estas unidades están muy extendidas los cuidados postquirúrgicos, las unidades coronarias, y las unidades de ICTUs, así como pacientes que necesitan de forma puntual de una monitorización rigurosa, como las unidades de diálisis. Menos extendidas son las unidades de cuidados intermedios respiratorios (UCRI)
Concretamente en estas unidades, se atiende a pacientes con una insuficiencia respiratoria aguda, es decir, con un fallo del sistema respiratorio para poder respirar adecuadamente, que puede ser causada por múltiples enfermedades. En estos enfermos, la gravedad inicial no es tan severa que necesiten ingresar en la UVI, pero requieren, por una parte, una vigilancia más cuidadosa por si es necesario dicho traslado a UVI sin demora de tiempo, y por otra, disponer de tratamientos específicos de soporte respiratorio no invasivo que facilitan la respiración de paciente sin necesidad de intubar, mientras hace efecto el tratamiento médico de la enfermedad que provocó el fallo. La EPOC (enfermedad muy frecuente causada por el tabaco) es la enfermedad que más provoca este fallo respiratorio agudo, otras enfermedades son la hipoventilación por la obesidad y las apneas de sueño, enfermedades degenerativas neurológicas que provocan una alteración de los músculos y los centros respiratorios en el sistema nervioso. Actualmente se ha visto el beneficio de la atención en estas unidades de pacientes con neumonía grave.

Por tu experiencia, ¿Qué ventajas aporta que los hospitales tengan ese tipo de unidades?
La ventaja fundamental está en mejorar la atención del paciente evitando en lo posible ingresar en la UVI, lo que puede suponer más complicaciones potenciales, pero sobre todo dado que las camas de UVI son limitadas y caras, permitiría optimizar los recursos en los pacientes más graves para que puedan disponer de más camas de UVI. En este aspecto también se benefician los pacientes que se recuperan en la UVI y pueden ser dados de alta antes mientras siguen necesitando vigilancia, menos estricta que en la UVI, pero que no podría ser adecuada en camas convencionales.
Otra característica de estas unidades es que se pueden atender a pacientes de una forma menos agresiva, sin requerir inducir el coma. Y entre los aspectos importantes también a destacar es que muchos enfermos que por sus circunstancias no serían subsidiarios de tratamientos agresivos en la UVI, pueden beneficiarse de los cuidados de estas unidades, con más oportunidad de mejorar que en camas convencionales. La atención a los pacientes respiratorios en estas unidades permite una asistencia continuada de la enfermedad, dado que en muchos casos presentan patologías crónicas que se siguen de forma ambulatoria por los mismos especialistas y equipos, que son los que conocen mejor al paciente y sus necesidades a lo largo de los años.

¿Qué medios son necesarios para poder desarrollar óptimamente la actividad de la unidad?
Se necesita más personal de enfermería y auxiliar que en camas convencionales, se han definido diferentes criterios de mayor a menor complejidad, con recursos humanos y materiales bien definidos, siendo lo mínimo imprescindible al menos 1 enfermera por cada 6 camas, facultativo neumólogo disponible, por lo menos 8 horas, aunque lo ideal sería una atención continuada de 24 h. Dependiendo de los recursos se distinguen varios tipos, como unidad de monitorización respiratoria (UMIR). Así mismo se necesitan monitores cardiorespiratorios, y dispositivos de soporte respiratorio, entre los cuales destacan los sistemas de oxigenación especiales (alto flujo humidificado), y de ventilación no invasiva, que ayudan a la respiración de paciente con mascarillas especiales, sin requerir la intubación. Lo fundamental para el buen desarrollo de este tipo de asistencia, aparte de unos adecuados medios, es el establecimiento de protocolos específicos, y la colaboración con los demás especialistas implicados en la atención de estos pacientes, coordinación estrecha con Urgencias, UVI, Medicina Interna, pues sin la colaboración de todos no podrían dar un servicio eficiente.

¿Qué implicaciones han tenido las UCRIs durante la pandemia del covid-19?¿qué papel han desempeñado?
La pandemia actual por coronavirus ha puesto en evidencia entre muchos otros aspectos, la carencia de este tipo de unidades en nuestra región, dado el colapso de las UCIS, por lo que gracias el enorme esfuerzo de neumólogos y otros especialistas implicados se ha podido crear en algunos hospitales unidades intermedios respiratorios demostrando sobradamente su utilidad a la asistencia sanitaria en general. Por ello, para poder hacer frente con garantías a nuevos retos asistenciales, y alcanzar una asistencia de calidad y excelencia a los pacientes respiratorios, los neumólogos en general y en Castilla La Mancha en particular solicitamos el apoyo de la sociedad y las instituciones para poder disponer de este tipo de Unidades en los diferentes hospitales de nuestra región. Se ha difundido en los periodos más acuciantes de la epidemia, por parte de los medios de comunicación de la necesidad de “ventiladores”, pero no entran en el detalle de la complejidad que conlleva esta palabra, es decir, precisan de un personal cualificado, médicos, enfermeras, así como fungibles, mascarillas, filtros, etc, además del entorno específico para su utilización, tipo de ventiladores, como ventiladores de UVI para intubación o para realizar ventilación no invasiva, por ello es importante informar adecuadamente a la población sobre este tipo de conceptos, pues son los beneficiarios, como pacientes, de las prestaciones del sistema sanitario.

Raúl, muchas gracias por compartir con nosotros tu conocimiento acerca de las UCRIS y la importancia de las mismas en la situación actual y en un futuro.

Próximos Eventos